22 Abril
2010
Escrito por Ediciones del Boulevard
IMAGENNovela de Mabel Pagano
$60 / 220 p. / 23×15 cm
ISBN 978-987-556-277-6

EL LIBRO
La mujer que dominaba el viento
De mujeres argentinas audaces y bravías hay muchas historias, muchos nombres, algunos olvidados, otros sepultados en alguna crónica privada, de esas que nacen y mueren en las provincias en ediciones de pocos libros y que luego uno encuentra, como un tesoro, en librerías de viejo. Martina Chapanay es una de esas mujeres, cuyo nombre logró trascender pero, apenas si se la conoce fuera de la tierra que la vio nacer. Su nombre no desapareció porque el recuerdo de su valentía, de su arrojo, de su fuerte carácter, se hizo leyenda. Y en San Luis y Mendoza, pero sobre todo en su San Juan natal, la gente habla de ella como de Facundo y del Chacho:como si aún pudiéramos verlos pasar, recorriendo el amado terruño y saludando a los paisanos. La olvidaron los libros de historia, pero la tradición oral sigue recordándola. Mitad española, mitad huarpe –guerreros de lanza y potro–, peleó codo a codo con el Tigre de los Llanos, cuidando a los hombres de su familia –su compañero, su hermano–. Luego se unió a las filas de Nazario Benavídez y finalmente, siguió a Ángel Vicente Peñaloza, siempre respondiendo a quien llamaba a tomar las armas en defensa de su tierra. Muerto El Chacho, retó a duelo y humilló a su asesino, un mercenario que no se animó enfrentarla en el campo del honor. Siendo experta rastreadora, baqueana de pasos secretos, sanadora y respetada por sus premoniciones, al no encontrar destino en el regreso de las guerras, se transformó en bandolera que repartía el botín entre los pobres y secuestraba hombres para convertirlos en sus amantes. Mabel Pagano, en Martina Chapanay, montonera del Zonda, recrea las diferentes facetas de esta mujer excepcional, brava, transgresora, respetada por hombres rudos y amada por los pueblos. Una mujer que se sentía orgullosa de su raza, cuya característica fue la fidelidad a su tierra, el deseo de servirla con desinterés y valor. Algo que hoy parece olvidado. Cristina Bajo Revista Rumbos diciembre de 2009

LA AUTORA
Mabel Pagano nació en Lanús Oeste, provincia de Buenos Aires, el seis de mayo de 1945. Ha publicado diecisiete novelas, entre ellas El País del suicidio; Martes del final; La calle del agua; Lorenza Reynafé, o Quiroga la barranca de la tragedia; Malaventura, Luisa Martel de los Ríos, la fundadora; Felicitas Guerrero de Álzaga; Último encuentro de Fanny Navarro y Gary Cooper y El amor es atroz. Ocho libros de cuentos, entre los que figuran: El cuarto intermedio; Enero es un largo lunes; Trabajo a reglamento; Lo peor ya pasó; Ocho misterios y Siete por uno siete y dos volúmenes de cuentos infantiles: Los chicos que hicieron la historia y Cartas con historia. Participó, además, en dieciocho antologías, una de ellas, Escritoras argentinas contemporáneas, publicada en Estados Unidos y otra, Cuentos Inéditos II editada en España. Ha ganado numerosos premios literarios; los más importantes: Concurso de Cuentos Editorial Atlántida, Fundación Fortabat, Premio Internacional de Novela El Cid Editor, Premio EMECÉ, Municipal de la Ciudad de Buenos Aires, Municipal de la Ciudad de Córdoba y Fondo Nacional de las Artes. Por su trayectoria literaria recibió distinciones de la Cámara de Senadores y la Cámara de Diputados de la Provincia de Buenos Aires y del Municipio de Lanús. Su obra ha sido estudiada en el Lynchburg College, de Lynchburg y en el Sweet Briar College, de Sweet Briar, ambos de Virginia y en la Universidad de Redlands, California, U.S.A.

Comments are closed.